"Imagination is the one weapon in the war against reality."

Jules De Gaultier



martes, 25 de diciembre de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XXII

Giro muy despacio. No quiero que un movimiento brusco provoque a mi atacante. Pero antes de verle la cara ya he reconocido su voz.

“Leo,” le digo cuando finalmente hacemos contacto visual. “¿No estabas en la cárcel?” La última vez que me enfrenté a este policía corrupto me apuntaba con una pistola y yo andaba desarmada. El deja vu es ineludible.

“Los beneficios de un buen abogado y una fiscalía lentísima,” responde complacido. “Me aplicaron una medida cautelar hasta la audiencia preliminar. No me iban a dejar encerrado con un poco de delincuentes comunes.”

“Eres un delincuente común, Leo;” aclaro. Debería aprender a controlar mi lengua en circunstancias como ésta. Pero nunca lo he logrado.

“Cállate y entra, perra;” me ordena, y me fuerza a volver al interior del gimnasio. “¿Cuánto te pagaron, ah? ¿Cuánto te pagaron por cargarte mi carrera?”

“¿Cuál de las tres?” Replico. “¿La de policía, la de narco o la de extorsionista?” Estoy pidiendo a gritos una bala en la nuca...

“Te voy a llenar esa boca lisa de plomo,” me amenaza.

“Y eso ayudará tanto en tu audiencia preliminar…” Añado.

Leo resopla. “Para cuando encuentren tu cuerpo yo no estaré en el país;” advierte. “¿Tú crees que no lo tengo todo pensado, ya?”

“No lo sé,” miro a mi alrededor. “¿Tu plan maestro incluye matarme en medio gimnasio?”

“Vamos a usar la puerta trasera, del otro lado del local, y vamos a dar un paseo;” me indica. Ya tengo toda la información que requiero, y lo he distraído lo suficiente como para hallar inspiración en mis alrededores. En nuestra confrontación anterior usé polvo de maquillaje; ésta vez espero a pasar suficientemente cerca de uno de los bancos de pesas como para empujar sutilmente el disco de una barra, la cual sin balance se va hacia el lado opuesto, hacia Leo. Él no titubea en disparar, pero su instinto de preservación lo ha hecho retroceder para no ser golpeado por la barra, y la bala sale hacia el techo. Hago un clavado entre las máquinas, y para cuando él vuelve a disparar, ya estoy fuera de su línea de visión. La oscuridad nos beneficia equitativamente.

Leo maldice el día en que nací. Se siente muy seguro con su pistola, de lo contrario guardaría silencio para no revelarme su posición. No sabe que tengo en mi poder un disco de diez libras, que en el momento oportuno aviento contra él cual frisbee. El disco alcanza su brazo derecho y con un alarido de dolor suelta el arma.

“¡Coño, me quebraste el brazo!” Ruge desquiciado. Me confío demasiado y me abalanzo hacia él, pero Leo toma una mancuerna con su brazo sano y me la arroja. El metal golpea mi hombro derecho y el dolor se entierra en él como un taladro hirviendo. El impacto me estrella contra una máquina de pectorales, su asiento me hace perder el balance y aterrizo sobre mi espalda. Con el rabo del ojo diviso a Leo, intentando recuperar su arma. Suelto el cable que sostiene las pesas de la máquina, y lo utilizo como un látigo para azotarlo. Él me mira desconcertado y retrocede. Gano segundos que me permiten incorporarme. Pero él continúa peligrosamente cerca de la pistola, así que cambio el cable por la barra y me le tiró encima. Nos desplomamos al pie de la pesa. Leo tiene su brazo izquierdo interpuesto entre la barra que yo empujo con todas mis fuerzas y el cuello que intento oprimir. Su brazo derecho yace inmóvil a un lado. Lleva todas las de perder.

“¡Cede de una buena vez!” Le grito, pero sus ojos brillan con la desesperación de quien no tiene nada que perder. Sus piernas patalean bajo el peso de mi cuerpo. Una de ellas golpea algo metálico. Yo continúo presionando la barra contra su brazo y su garganta. Sus pies le dan a algo por segunda vez, con más fuerza. Miro por encima de mi hombro demasiado tarde como para descubrir que ha estado pateando la pesa, que ahora se nos viene encima.

Mi espalda y mi cabeza absorben la mayor parte del golpe y, aturdida, no puedo evitar que Leo me empuje a un lado y gatee hasta la pistola. “Quieta,” susurra sin aliento al encañonarme. Se pone en pie torpemente. Su brazo derecho está torcido en un ángulo antinatural. Pero su mano izquierda tiene el arma apuntada a mi cabeza. “Cambio de planes, perra.”

Las ventanas del gimnasio se estremecen con el estruendo del disparo.

CONTINUARÁ...

EPISODIOS ANTERIORES

domingo, 25 de noviembre de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XXI

Debí haber hecho esto desde un principio. Pero en el fondo temía lo que podría hallar. La cerradura del apartamento de Caridad, la bailarina desaparecida, no es mayor problema para mis herramientas. En su interior, hago una pausa y me lleno de valor antes de encender mi flashlight. Afortunadamente no me topo con la escena de un combate, que era lo que me asustaba. El apartamento está intacto. Un poco sucio, pero todo preserva un orden aceptable. Es como si Caridad hubiera salido un día en la mañana y jamás hubiese regresado. Lo cual tampoco curará mi insomnio.

Una inspección más minuciosa me revela un elemento desconcertante. Caridad no tiene computadora ni cámara digital. Pero en su mesa de noche guarda un memory stick. Como el que utilizaría la cámara de Lucero Coronado. Abandono el apartamento sin dejar rastro de mi visita, salvo el stick que me llevo en mi bolsillo.

Me traslado de inmediato a Baker Street Security. A esa hora de la noche soy la única en la agencia. Reviso el contenido del memory stick. No me asombra en lo más mínimo encontrar las controversiales fotos de Oliver Coronado en él. Lo que me revienta es que ahora la historia se torna más incongruente. Si el Partido Innominado hubiera hecho desaparecer a Caridad, no existe ni la más remota probabilidad de que dejarían la fuente de todos sus dolores de cabeza olvidada en el apartamento. El hecho de que el stick esté en mis manos los absuelve de cualquier crimen. Pero queda la pregunta del millón de dólares: ¿Dónde está Caridad?

Necesito ejercitarme para despejar mi mente, así que cierro la oficina y me voy al gimnasio. No sé cuánto tiempo paso en las máquinas. Estoy en las pesas cuando con el rabo del ojo veo que Jaime se ha echado la mochila al hombro, pero se dirige hacia mí antes de salir. Cambio a pesas más livianas para no intimidarlo. Repetimos la misma rutina de charla casual que llevamos desde que nos conocimos. Pero esta vez es diferente. Lo noto en sus ojos. Hay determinación. ¡Que no lo haga! Por favor, que hoy no lo haga. No lo hagas, no lo hagas, no lo hagas…

“Tengo dos boletos para la cena del Club de Leones,” comenta. ¡Ojalá no lo hubiera hecho! “Y se me ocurrió que quizás querrías acompañarme.” ¡Aaaargh!

“Gracias, pero tendrá que ser la próxima vez;” me excuso. “Éste no es buen momento para mí.” De veras quisiera que volviera a intentarlo, pero sé por cómo se despide y camina hacia la salida que no lo hará. Lo triste es que él sí me gustaba. Su único defecto es ser inoportuno. Después de pasar semanas en Babylonia viendo el peor lado de su género, todavía no estoy lista para tratar a los hombres como algo más que esclavos de sus hormonas.

Entierro la cara en mis manos por unos instantes. Necesito dejar este caso atrás. Pero para hacerlo necesito saber qué sucedió con Caridad. De lo contrario, no encontraré paz por mucho que la busque.

Cuando vuelvo a levantar la cabeza, descubro que la oscuridad se ha esparcido a mi alrededor. Las luces del gimnasio se han apagado. Pero los parlantes del radio siguen sonando, o sea que no se trata de un apagón. Giro lentamente y descubro que, al irse Jaime, yo era la única cliente que quedaba en el local. Pero el chico que atiende a esta hora sabía que yo estaba aquí. Y él nunca apagaría sin avisarme antes que es hora de cerrar. Tengo un mal feeling sobre esto. Camino entre las máquinas hasta llegar a la recepción. Y detrás del mostrador encuentro al susodicho fuera de sí. Está vivo, pero un hilo de sangre desciende por su frente. Alguien le dio un golpe colosal.

“Houston, tenemos un problema;” murmuro al ponerme de pie.

“¡Un gran problema!” El agresor confirma a mis espaldas.

CONTINUARÁ ...

EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html
Episodio XIV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiv.html
Episodio XV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/06/el-candidato-indiscreto-episodio-xv.html
Episodio XVI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/07/el-candidato-indiscreto-episodio-xvi.html
Episodio XVII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/08/el-candidato-indiscreto-episodio-xvii.html
Episodio XVIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/09/el-candidato-indiscreto-episodio-xviii.html
Episodio XIX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/09/el-candidato-indiscreto-episodio-xix.html
Episodio XX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/10/el-candidato-indiscreto-episodio-xx.html

domingo, 28 de octubre de 2007

De La Pila de Libros ...

Últimamente he estado absorbiendo toda la información disponible sobre la crisis de los misiles rusos en Cuba de 1962. Es la semilla de un nuevo proyecto, pero su primera oración quizás no se escriba hasta el tercer o cuarto mes del próximo año, así que hablar de él sería prematuro.

En su lugar, quiero comentar una fabulosa novela cuya existencia descubrí durante mis investigaciones. Se llama Resurrection Day y en ella el autor Brendan DuBois plantea una historia alterna en donde la crisis escaló a una guerra nuclear que aniquiló a la Unión Soviética y devastó a Estados Unidos, convirtiéndolo en una nación tercer mundista.

Me siento exhausto con sólo considerar la investigación que DuBois tuvo que llevar a cabo para construir el mundo que nos presenta diez años después de la tercera guerra mundial: EEUU es un país bajo ley marcial, con libertades civiles limitadas y estados completamente inhabitables debido a la radioactividad, tras la muerte de cientos de miles de personas por hambre y de frío. Kennedy es el Presidente más odiado en la historia de EEUU. Los estadounidenses son despreciados en Europa por el daño irreparable que su acometida nuclear contra los soviéticos infligió en el planeta y los británicos se sienten discretamente satisfechos al ver que su antigua colonia nuevamente depende de sus subsidios. Los periódicos son censurados por un editor militar, y cualquier voz que se oponga a alguna decisión del gobierno marcial es enviada a trabajar a los campos de descontaminación que equivale a una sentencia de muerte. Y un inolvidable recorrido por las islas desiertas de Manhattan y New Jersey dejará en la mente de los lectores la huella indeleble de los resultados de un holocausto nuclear.

Resurrection Day no es una novela fácil de conseguir. Tuve que rastrearla arduamente por Internet y acabé comprando un ejemplar de segunda mano. Pero les aseguro que el esfuerzo valió la pena, y en sus páginas disfrutarán de una resonante y singular historia que recordarán mucho después de concluir su lectura.

domingo, 21 de octubre de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XX

“Los días pasan y ella sigue sin ir a trabajar. La llamamos a su casa, a su celular, a toda hora, dejamos, no sé, montones de mensajes, nada.” Donna está visiblemente nerviosa por lo que me cuenta. Constantemente mira por encima de su hombro, a ver si alguien en el restaurante se fija en nuestra conversación.

“Hemos ido a su apartamento y nadie nos atiende,” aporta Belén. “La vecina dice que tiene tiempo sin verla ni oírla.”

“¿Cuándo fue la última vez que ustedes vieron a Caridad?” Pregunto.

“Hace nueve días,” responde Donna. Sus nervios crecen a alta velocidad. “¿Crees que tenga que ver con, tú sabes, con lo del caso, lo que pasó en el club?”

Lo más probable. “No pienses en eso ahora, Donna. Hiciste bien en llamarme.” Porque yo soy la culpable de lo que sea que le haya pasado a Caridad.

“No sé cuánto cobrarás por tus servicios,” dice Belén. “Pero podemos pagarte—”

“Ni hablar,” rechazo la oferta, aunque ellas ganan en una noche más de lo que yo hago en una semana. Me revienta este sentimiento de culpa. “Déjenme ver qué puedo hacer para ayudarlas.”

Lo que puedo hacer es minúsculo. Repito todos los pasos que ellas ya siguieron. Intento localizar a Caridad por todas las fuentes habituales. Nada. Visito su apartamento a todas horas. Nadie atiende. Mi sangre empieza a hervir. Porque sólo hay una explicación lógica revoloteando en mi cerebro. El Partido del Billete ‘se hizo cargo’ de ella. Es mejor no tener cabos sueltos. Esas fueron las palabras que yo utilicé para describirla: Cabo suelto. Y puedo haberle puesto una sentencia de muerte a la pobre chica. Puede que haya una explicación lógica y sana a todo esto que yo no logre divisar. Pero si los bastardos del Partido Innominado están detrás de su desaparición, no descansaré hasta acabar con cada uno de ellos. Empezando con el degenerado de Coronado.

Los días transcurren y yo sigo sin alternativas. Me voy obsesionando con el misterio. Eso nunca es saludable. No tarda en brotar la idea de que debo espiar a los financistas de Coronado, el auténtico poder detrás del trono. Los sigo uno a uno. Saúl Ballesteros. Efraín Ferrer. Narciso Carles. Reviso sus residencias. Sus oficinas. Sus automóviles. Anularían las cartas de recomendación que me dieron si se enterasen. Todos parecen ser ajenos a la desaparición de Caridad. He dejado a Guillermo Arias de último deliberadamente. Lo conozco a él y a su pasado sórdido, y es quien más se inclina a tomar una acción drástica para eliminar un inconveniente.

No tardo mucho en descubrir que anda en algo turbio. Además de las dos queridas que tiene. Guillermo usa un celular alterno del cual, por todo lo que he visto, sus socios oficiales no tienen conocimiento. Recibe y hace poquísimas llamadas, pero lo suficiente como para despertar mi interés. Intervenir la señal de un celular es aún más fácil que plantar un micrófono en un teléfono fijo. No me cuesta nada sintonizar Radio Guillermo Arias y escuchar los más grandes hits del momento. Pasan un par de días. Me entero de varias cosas interesantes. Es increíble la variedad de asuntos en los que un sujeto como Arias puede insertar sus tentáculos. Pero ninguno lo vincula a Caridad.

Al final lo sigo a la pista más jugosa, una reunión enigmática en el Hotel Riande Continental. Pero acabo decepcionada cuando descubro que sus acompañantes son Mario Echevers y los otros dos individuos que concertaron el encuentro previo con Oliver. Al parecer, aunque Guillermo oficialmente respalda a Coronado, también se mantiene amigable con la competencia, por cualquier contingencia. Lo que popularmente le dicen ‘saltamontes’. Yo más bien lo llamaría alimaña.

Mi toalla cae a la lona. Pero antes de marcharme, les envío con el camarero una nueva ronda de bebidas, junto a mi tarjeta de presentación. Sólo para que Arias sepa que nunca estará del todo a salvo.

CONTINUARÁ...



EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html
Episodio XIV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiv.html
Episodio XV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/06/el-candidato-indiscreto-episodio-xv.html
Episodio XVI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/07/el-candidato-indiscreto-episodio-xvi.html
Episodio XVII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/08/el-candidato-indiscreto-episodio-xvii.html
Episodio XVIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/09/el-candidato-indiscreto-episodio-xviii.html
Episodio XIX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/09/el-candidato-indiscreto-episodio-xix.html

sábado, 20 de octubre de 2007

De La Pila de Libros ...

Odd Thomas ve fantasmas. ¡Gran cosa! Jennifer Love Hewitt y Haley Joel Osment también.

Pero la ficción no es sólo sobre el tema sino sobre su enfoque, y Dean Koontz—un autor que tras leerlo desde la escuela ya empezaba a aburrirme—recapturó mi atención con las tres novelas de este peculiar jovencito a quien se le presentan los recién fallecidos en busca de su ayuda. (Y los bodachs, que vaticinan siempre grandes tragedias.)

A través de Odd Thomas, Forever Odd y Brother Odd acompañamos al protagonista en un trío de aventuras singulares sobre las cuales no entraré en detalle ahora mismo; basta con decir que el encanto no está en su magentismo psíquico o sus visitantes del más allá sino en su propia caracterización y la del elenco del pueblo de Pico Mundo. Y es que Odd no es un héroe; si pudiera se desharía de su habilidad especial en un parpadeo. Y la tristeza que inspira su deber se deja ver en su relato sin cruzar la frontera con la amargura.

La saga se enriquece gracias al conjunto de personajes con los cuales Odd interactúa en el pueblo desértico y luego en un convento. Una familia sustituta se forja como confidentes y guardianes de su habilidad secreta: El obeso escritor Ozzie Boone (y su gato El Terrible Chester) quien incita a Odd a plasmar sus aventuras en papel para la posteridad. El Jefe de Policía Wyatt Porter—el Comisionado Gordon de Odd—quien no está unido al protagonista sólo por su frecuente ayuda para resolver crímenes sino por un hondo afecto paternal. Terri Stambaugh, la jefa de Odd en el restaurante y la madre que su progenitora nunca fue. Luego en el convento adoptamos al misterioso bibliotecario Rodion Romanovich y al Hermano Nudillos, el más simpático sicario bregando por la redención. Y no puedo dejar de mencionar a Stormy Llewellyn, el gran amor de la vida de Thomas, la presencia más fuerte en los tres libros.

Ah, y también cuenta con la amistad de Elvis Presley. Sí, el Rey del Rock and Roll vive con Odd.

¿Falta más aliciente para leer estas novelas?

domingo, 30 de septiembre de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XIX

“No sé nada de lo que estás diciendo.” Esa es la respuesta que Caridad repite. “¿Me acusas a mí de mentirosa? ¡Tú eres la mentirosa! ¡Fingiendo ser nuestra amiga para espiar nuestras vidas! ¡Vergüenza te debería dar!”

Suelto un suspiro de exasperación. ¿Es muy densa como para comprender que le estoy haciendo un favor? “Hablando hipotéticamente—” Le planteo. “—si apareciera evidencia comprometedora como, digamos por ejemplo, fotos indiscretas con tus huellas digitales en ellas, podrías estar en un problema serio. ¿Nos estamos entendiendo? Ahora, lo que no me computa de todo esto es que esas fotos—hipotéticas, por supuesto—iban acompañadas de una nota que exigía el retiro de Oliver Coronado de su vida política. Y yo no veo cómo eso te puede interesar a ti. Así que lo único en lo que quisiera que me ayudaras, como un mero ejercicio intelectual, es encontrarle sentido a esa teoría. ¿Qué dices?”

“¿Por qué no me puedes dejar en paz?” Protesta Caridad. Deja su café a medias y se dirije a la salida del restaurante, no sin antes advertirme: “Si te vuelves a acercar a mí, tendrás problemas.”

Las amenazas vacías y evasivas débiles de una persona desesperada sin una coartada decente. Sabía que éste sería un callejón sin salida, pero tenía que intentarlo. Miro mi reloj con desilusión. Me esperan en el Partido Innominado.

Oliver Coronado me recibe en compañía de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: Narciso Carles, Saúl Ballesteros, Efraín Ferrer y Guillermo Arias. Un cuarteto de empresarios que se han empeñado en llevarlo a la Presidencia. Han abierto una botella de Moët Chandon para celebrar mi éxito. No es para menos. He removido el principal obstáculo en el sendero al Palacio de las Garzas. Y por un precio bastante módico.

“Estamos extremadamente satisfechos con su trabajo, Señorita Saavedra;” Efraín me felicita. “Esta mañana mi secretaria hizo la transferencia de sus honorarios a su cuenta bancaria.” Los demás también me obsequian sonrisas de aprobación. “¿Recordó traer las fotos?”

Con recelo les entrego la bolsa con las fotos de Oliver en plena acción con un grupo de strippers que dieron inicio al caso. “Sugiero no destruirlas,” les advierto. “Es evidencia valiosa que aún puede ser útil.” Les explico el cabo suelto que me revienta, la incongruencia entre la motivación de Caridad y su aparente participación.

“Eso no debe preocuparle,” Arias dice rápidamente. “Una bailarina no puede afectarnos. Y ella no se atreverá a meterse en un lío mayor.”

“Nos pusimos de acuerdo—” Saúl rápidamente cambia el tema. “—y varias de nuestras empresas le han preparado cartas de recomendación para su agencia.” Ballesteros me entrega la carpeta con las esquelas. “Confiamos en que le serán útiles en el futuro.”

Todos estrechan mi mano y me vuelven a congratular mientras me acompañan a la puerta. Y con eso culmina nuestra relación. Excepto que yo quedo frustrada. Abordo mi Honda CR-V y lanzo la carpeta al asiento trasero sin abrirla. Cartas de recomendación… ¡Qué chiste! Lo único cierto es que siento que he fracasado.

Sin más remedio, me sumerjo en mi trabajo y nuevos casos que tocan a la puerta. Pero en la parte posterior de mi mente éste sigue atormentándome. Y entonces, quince días después, recibo una llamada perturbadora en mi celular.

“Sabrina, habla Donna;” la bailarina se identifica. “Necesitamos hablar contigo. Se trata de Caridad. Ha desaparecido.”


CONTINUARÁ...


EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I:
http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html
Episodio XIV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiv.html
Episodio XV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/06/el-candidato-indiscreto-episodio-xv.html
Episodio XVI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/07/el-candidato-indiscreto-episodio-xvi.html
Episodio XVII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/08/el-candidato-indiscreto-episodio-xvii.html

De La Pila de Libros ...

Tara Chace es cool. No hay mejor forma de describirla.

Pero no cool en el sentido que abarca martinis en casinos, autos deportivos que se conducen a control remoto y disparan misiles, o conquistadores globales en escondites exóticos. Tara es cool porque vomita después de participar de una balacera y tiene baja auto-estima, porque conoce la intricada política internacional y es fieramente leal a su jefe, porque sufre de estrés post-traumático y bebe whiskey bajo la regadera. Y con todo eso es la mejor agente secreta al servicio del Gobierno de Su Majestad.

Me estoy refiriendo a la magnífica saga de espionaje de Greg Rucka, que empezó con la serie de comics Queen & Country y luego se graduó a dos memorables novelas, A Gentleman's Game y Private Wars, que siguen de cerca las carreras de un trío de operadores de MI6 conocidos como Minders que se encargan de las tareas más difíciles: Extracciones, asesinatos, sabotajes… Cuando la situación exige un trabajo sucio, siempre habrá un Minder listo para meter las manos en la mugre.

Lo que destaca a las novelas de Rucka del montón es el esfuerzo considerable que invierte en elaborar una trama rigurosamente verista sin desmejorar el suspenso y la acción propia de un thriller de espías. Por ende, el escenario de conflicto global es el lienzo sobre el cual se pinta con extenuante realismo los estragos que este estilo de vida inflige sobre sus protagonistas. La intriga enfoca una lupa en los juegos políticos entre las grandes naciones y el costo que algunos están dispuestos a pagar tanto para lograr un objetivo como para avanzar su propia carrera. Los antagonistas no son villanos convencionales a punto de activar una bomba nuclear para llenar la cuota de maldad adecuada, son personajes arrancados de los titulares del Siglo XXI. Inclusive cuando la violencia se precipita está tan bien fundamentada que resulta tan creíble como cualquier noticia que vemos en CNN.

A Gentleman's Game comienza con un atentado terrorista en el corazón de Londres y, en represalia, Tara es despachada al Medio Oriente a ejectuar a un líder wahhabista. La misión se complica y ella rápidamente se convierte en una prófuga de varios gobiernos, incluyendo el suyo. Private Wars gira en torno a Uzbekistán, en donde el poder político se lo pugnan narcisistas sádicos ansiosos por la aprobación de los estadounidenses que sin embargo torturan a su propio pueblo para consolidar su control. Ahí los principios de Tara colisionarán con la necesidad de prevenir un incidente internacional.

Greg Rucka ha sido descrito por el Salem Statesman Journal como una mezcla de Hemingway, Spillane y Hammett, y rápidamente se está convirtiendo en un autor del cual hay que estar pendiente. Sus libros no están a la venta en Panamá, pero les aseguro que vale la pena encargarlos. Aquí les copio algunos links de Amazon para facilitar el trabajo:


domingo, 9 de septiembre de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XVIII

“¿Alguien te ha dicho que eres un imán de problemas?” Me pregunta Esteban Sucre, Director de la Policía Técnica Judicial.

Los cuento con los dedos. “Mi madre, mi padre, mis hermanos, mi jefe, mi—”

“¡Basta!” Hoy Esteban me tiene menos paciencia que de costumbre. “¿Tienes idea del tiempo que invertimos en preparar ese operativo en Babylonia, para que tú lo echaras a perder en una sola noche?”

“Técnicamente, no lo arruiné;” replico en mi defensa. “Es más, aporté bastante.” En las horas posteriores al incidente del club nocturno hemos logrado aclarar varios puntos en las claustrofóbicas oficinas de la PTJ. Y uno de esos es que gracias a mí Sucre tiene dos casos en lugar de uno. Él había estado tras la pista de Leo por varias semanas. El imbécil se había montado un negocio redondo: Hacía desaparecer cocaína del cuarto de evidencia, o simplemente la decomisaba en redadas improvisadas y nunca la entregaba, y luego la revendía a precio callejero. Pero su ganancia era del cien por ciento, muy por encima de los proveedores habituales que tienen que comprársela a los traficantes. Temo que no le irá nada bien en la cárcel. Y quizás por eso está cooperando completamente con sus colegas, con la esperanza de que le den un buen deal que le permita escapar ese suplicio.

Lo que yo le entregué a Sucre en bandeja de plata fue un segundo caso en contra de Leo: El delito de extorsión. Después de que las pruebas caligráficas comprobaron que fue él quien llenó la guía del courier en el que llegó al partido el CD con las fotos de Lucero Coronado, él empezó a contar su versión de los hechos, bajo la medición del polígrafo que Samuel hábilmente maneja.

“Esa stripper estúpida me compraba hierba de vez en cuando,” Leo confiesa ante nuestros ojos. “Me debía una plata, así que una noche la seguí para darle su merecido. Y vi que fue a dejar un sobre manila bajo la puerta del partido de Coronado. Eso fue justo después de la última fiesta que él tuvo. Y de repente apareció la investigadora esa en el club. Cualquiera con dos dedos de frente podía entender lo que pasaba. Yo sabía que Virgilio le conseguía cristal a la hija de Coronado.” Resulta que, pese a mis suposiciones, Virgilio es inocente de todo, salvo de ser un amigo alcahueta. Pero creo que su establecimiento no será muy popular, luego de que la mitad de su clientela resultó ser policías en cubierto. Justicia poética. “Así que fui a una de esas fiestas. Y tomé las fotos. Y ya saben lo demás.” Por eso Leo estaba tan alterado al ver que Caridad planeaba salir del país. Él estaba actuando independiente, y contaba con que ella fuera su chivo expiatorio si las cosas se ponían color de hormiga. Y si ella regresaba a Colombia, él quedaba en el ojo de la tormenta.

“Hemos estado interrogando a la tal Caridad,” revela Sucre. “Ella niega todo vehementemente. Y no tenemos evidencia en su contra. Ni siquiera tenemos prueba de que las supuestas fotos de Coronado existan. Las únicas que hemos visto son las de su hija, las que Leo tomó.” Sucre hace una pausa y me mira con desconfianza. “Tú no sabrás nada al respecto, ¿verdad, Sabrina?”

Obviamente El Partido del Billete hizo todo lo posible por ocultar las fotos comprometedoras. Si llegaban al despacho de algún Inspector de la PTJ, al día siguiente serían la primera plana de El Siglo. No hay nada que pueda hacer yo por Esteban. De todos modos, me siento un poco mal al mentirle. Quizás es lo feliz que me siento al saber que el Director de la PTJ no es tan corrupto como me temía.

“Nada que me conste,” respondo. “Trabajaba bajo instrucciones de mis clientes.” Aunque no me siento tan mal, después de todo. Lo cierto es que, pase lo que pase, Esteban Sucre y yo no seremos grandes amigos.

Y sólo estoy mintiendo porque mi investigación no ha concluido.


CONTINUARÁ...
EPISODIOS ANTERIORES

De La Pila de Libros ...

Seguro que a ninguno de ustedes le sorprenderá mi fascinación con el Doctor Hannibal Lecter. Sin duda su presencia en mi subconsciente contribuyó con mi interés en los asesinos en serie (el cual no ha concluido; hay por ahí un borrador titulado Versos que le gustará a los fans de Mirada Siniestra).
Por ende, tan pronto supe de su nueva novela Hannibal Rising tuve que leerla. Sin embargo, a sabiendas de que se trataba de un prequel, me adentré en sus páginas con recelo, pues soy de la opinión que éste es un personaje cuyo pasado no debe ser detallado, que Hannibal El Caníbal se torna más siniestro si el lector llena los espacios en blanco de su carrera homicida con su propia imaginación; pinceladas como el caso de Mason Verger bastan para helarnos la sangre.

Éste es un relato de los años formativos del psiquiatra ambientado en la Europa de la post-guerra, con detalles interesantes diluidos en una básica trama de venganza que reduce al Doctor Lecter a un simple anti-héroe, rol poco digno de una creación tan compleja como el sociópata que conocemos. Hannibal Rising se siente producida expresamente para explotar su éxito comercial en el medio audiovisual, a tal punto que la deformación de su mano izquierda a la cual las tres novelas anteriores hacen marcada referencia en ésta desaparece misteriosamente, para alinearse más con la versión de Hollywood. Me hubiera gustado, por ejemplo, tener al menos un pantallazo de su actual vida en pareja con Clarice Sterling tras el desenlace de Hannibal.

No dudo que Harris sea quien mejor conoce a Lecter, sólo le recomiendo aguardar a una historia apropiada para el personaje que inmortalizó Sir Anthony Hopkins, quien merece tanto crédito por la celebridad de este asesino como el propio autor.

domingo, 5 de agosto de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XVII

Houston, tenemos un problema: Leo, el PTJ corrupto, versus Caridad, la stripper chantajista. Esto no puede acabar bien. La pistola que se interpone entre ellos tampoco ayuda.

“¡¿Pero qué es lo que se te ha metido en la cabeza, zorra estúpida?!” Leo está iracundo. “¡Tú no vas para ningún lado!”

“¡¿Es que te has vuelto loco?!” Caridad replica. Suena intimidada por la pistola, pero no da su brazo a torcer. Más puntos a su favor. “¡¿A ti qué te importa si me voy para Colombia o no?! ¡Déjame en paz! ¡Lo que me dé la gana de hacer no te incumbe!”

Leo agarra a Caridad por el cabello y presiona el cañón de la pistola contra sus dientes. “Escúchame, zorra;” le advierte. Su voz es como el filo de una daga. “¡Tú no sales de este país hasta que yo decida que puedes hacerlo!”

Caridad tiene la osadía de poner su mano sobre el arma y apartarla de su cara. Eso enfurece a Leo, quien le contesta con una bofetada que la tumba de su silla. Ya eso es más que suficiente para mí, y salgo de mi escondite.

“Ya estás pasado, imbécil;” anuncio mi presencia al acercarme a ellos.

“Ah,” dice Leo al apuntar el arma hacia mí. “La detective.”

“¿Detective?” Caridad me mira confundida.

Camino hacia Leo ignorando la pistola. “Te mueves y te detono,” me amenaza. ¿Será capaz de hacerlo? ¿Cómo lo cubriría? Aunque, a fin de cuentas, un policía corrupto con el respaldo del Director de la PTJ es capaz de lograr muchas cosas. Y dejé mi .9 mm en el carro. Menos mal que ninguno de los dos puede ver las gotas de sudor que se zurran por mi espalda mientras continúo avanzando. Parece que me aproximo a Leo, pero en verdad mi interés yace en el tocador.

“Claro que le harás,” le digo en el último segundo posible, me inclino a un lado y sujeto una polvera cuyo contenido lanzo al rostro de Leo. Me insulta, pero logro mi cometido: Él aprieta los párpados para proteger sus ojos, y me da los segundos suficientes para que mi bota conecte con su muñeca y haga saltar la pistola. Leo por reflejo sujeta su brazo adolorido, y el arma cae frente a la chica. “¡Cari, agárrala!” Le grito, pero ella está muy sobresaltada como para actuar. Trato de inclinarme para alcanzarla, pero eso ya es mucho pedir, y siento el peso del cuerpo de Leo sobre mi espalda mientras él me estrella contra el piso. Sujeta mi brazo derecho y lo tuerce hacia atrás en un ángulo antinatural que me hace ver estrellitas y marcianos. Con su mano libre intenta recuperar su arma. No puedo permitirlo. Lanzo mi cabeza hacia atrás como un latigazo, y escucho un sonido similar a cuando uno mastica huesos de pollo.

La presión de Leo sobre mí desaparece, y gateo unos cuantos pies para distanciarnos. Al voltearme, veo que él está algo aturdido, y que dos ríos de sangre descienden de sus fosas nasales. Una nariz hinchada disimulará sus orejas gigantescas. En eso sus ojos se despejan, y su garganta tiembla de ira. Se lanza sobre mí como una bestia, y no logro restablecer mi balance antes de que me embista por la cintura y me estrelle contra el mueble de metal a medio alto de la pared del fondo. Todo el aire escapa de mis pulmones. Pronto se irán mis energías, también. Desesperada, logro agarrarlo por el cabello y lo estrelló de cara contra la superficie del mueble. Eso no beneficiará a su tabique. Me afloja un poco, y aprovecho esa fracción de segundo para agarrarlo por la correa y, utilizando el mueble de metal como punto de apoyo, pongo en práctica mis lecciones de Hap Kido, lo alzo por encima de mi hombro y lo aviento contra la pared.

Excepto que no resulta ser una pared de concreto sino de gypsum. Leo logra aferrarse a mi ropa y me hala con el momentum de su caída. Ambos atravesamos la pared falsa y aterrizamos en el medio del escenario de Babylonia. Leo se golpea la cabeza con la barra de metal en el medio de la tarima. Mujeres desnudas corren gritando en todas las direcciones, hasta que somos los dos únicos en escena. Es casi jocoso. Sin titubear, doblego a Leo, presionando mi brazo contra su quijada. Él sabe que si ejerzo más fuerza, puedo desnucarlo.

En eso, varios clientes se ponen de pie y van produciendo armas y placas. “¡Nadie se mueva!” Uno de ellos grita. “¡Éste es un operativo de la PTJ! ¡Todos permanezcan en su lugar!”

Ésta se lleva un puntaje alto en el Sabrinómetro de Cagadas.
CONTINUARÁ...



EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html
Episodio XIV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiv.html
Episodio XV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/06/el-candidato-indiscreto-episodio-xv.html
Episodio XVI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/07/el-candidato-indiscreto-episodio-xvi.html

Mirada Siniestra: La Obra de Teatro

Cuando salía de clases en la universidad y llegaba a casa a teclear en mi computadora el experimento que llegaría a ser Mirada Siniestra jamás imaginé que unos años después me sentaría en primera fila a apreciar cómo mi primera novela era dramatizada por unos jóvenes de la misma edad que yo tenía cuando la escribí.
El Miércoles 18 de Julio los estudiantes de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), con quienes ya previamente había sostenido un interesante conversatorio en Junio (http://rfjplanet.blogspot.com/2007/07/el-martes-19-de-junio-tuve-la.html), me invitaron a acompañarlos en la presentación de su trabajo de fin del curso de Expresión Verbal y Redacción de la Profesora Xenia De Reluz: La puesta en escena de Mirada Siniestra.
Luego de que Verónica--quien asumió el papel de Ana Camargo--me recibió en el auditorio, por más de una hora gocé de la inigualable experiencia de ver a mis personajes cobrar vida a medida que Javier, Bruno, Mónica y Karina quedaban envueltos en el misterio del Impostor. No fue tarea fácil. Soy el primero en admitir que traducir mi novela a una obra de teatro, por su longitud y estructura, no es sencillo. Pero a través de una mezcla de actuaciones en vivo intercaladas con videos en las localidades de la historia los estudiantes de UDELAS hicieron un trabajo estupendo.

En esta foto me acompaña el elenco, que incluye a Bruno, Javier, Karina, Mónica, el Inspector Girón, y un nuevo giro: La Profesora Gabriela Fuentes.

No podía irme sin una foto con Daysi, quien confesó haber disfrutado asumir el rol de Karina, y tengo que reconocer que se notó en su actuación.
Muchas gracias a la Profesora Xenia por hacerme parte de su curso, a Mariel que no sólo interpretó a Mónica sino que se encargó de adaptar el guión y a todo el grupo por el entusiasmo hacia mi trabajo.
Y aprovecho también para recordarles que prometieron conseguirme copia de los videos ... ¡Me encantaría contar con ellos para la posteridad!

domingo, 8 de julio de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XVI

No sé qué me revienta más, si el hallazgo de que Leo González—vendedor de drogas habitual del club Babylonia—es un agente de la Policía Técnica Judicial, o el no haberlo descubierto antes. Creí que Leo era una ficha de poca monta. Al parecer es un factor clave en toda la organización extorsionista.

Me quedo en los alrededores de la institución el tiempo suficiente como para confirmar que mis suposiciones no son erradas y que Leo es, efectivamente, un policía corrupto, y regreso a Baker Street Security rabiando hasta por los codos. Su clase me repugna.

“Te han estado llamando del Partido Innominado,” comenta Samuel. “Se quejaron de que no les contestas el celular.”

“Necesito que me den espacio para pensar, Samuel;” replico de mala gana. “Este caso acaba de pasar a las grandes ligas.”

Entre los dos hacemos un brainstorming para explorar todas las avenidas, pero en realidad sólo hay una aceptable. Dibujamos un diagrama, con Virgilio en el centro de todo. Él es quien conoce la afición de Oliver por las bailarinas, y quien tenía posibilidad de retratarlo en un momento indiscreto. También es él quien fomenta la drogadicción de Lucero, y la frecuenta socialmente así que podría tomarle fotos con la cámara de un celular sin que ella se percatara. Una raya hacia abajo lo conecta con Caridad, a quien seguramente involucró para que lo ayudara a organizar la actividad en la que fotografió a Coronado, y la utilizó como mensajera. Una raya lateral lo pone al mismo nivel que Leo, indudablemente su asesor en esta clase de ilícitos. Para ellos dos, el objetivo es económico. Ergo la segunda nota exigiendo dinero. Pero la primera nota requería que Oliver se retirara de la vida política. De ahí nace la raya que sube de Virgilio y Leo al punto más alto, Esteban Sucre, Director de la PTJ, quien se beneficia si Mario Echevers gana la próxima contienda electoral y lo mantiene en su posición.

“¡Bingo!” Exclamo satisfecha. “Así se vinculan todas las ratas.”

“Y el eslabón más débil es Caridad,” Samuel la señala con el lápiz. “Si conseguimos que ella hable, tendremos evidencia del complot. Pero si fallamos, ellos simplemente la sacarán del país y quedarán a prueba de balas.” Samuel muerde el lápiz pensativamente. “¿Qué podemos ofrecerle para que cante?”

Casi puedo ver el bombillo sobre mi cabeza. “Creo saberlo,” sonrío al levantarme. Me acuerdo de la hermana menor y la madre alcohólica que Caridad mantiene económicamente a larga distancia. “¿Crees que El Partido del Billete esté dispuesto a financiar la inmigración de una familia colombiana?”

Mientras recojo mis cosas y mi apresto a partir, Samuel me hace una advertencia. “¿Crees que regresar a Babylonia es una idea prudente, Sabrina? A estas alturas ya Leo sabe que eres una detective. Y eso significa que Virgilio también. ¿Te has preguntado por qué te está siguiendo la charada de la simple mesera?”

Varias veces. Y ninguna de las respuestas es agradable. “Seré buena,” le prometo con un guiño del ojo.

“Si no he tenido noticias tuyas a la medianoche, asumiré que estás en aprietos y tomaré medidas;” me avisa, pero ya para entonces estoy cruzando el umbral de la agencia.

La noche en Babylonia se me hace eterna. Quizás es la tensión del peligro que ahora percibo inminente, pero los clientes hoy se me hacen más impertinentes que nunca. No obstante, eso no evita que, a la primera oportunidad que tengo, me cuele en los camerinos. La mayoría de las muchachas están con clientes; otras están haciendo un número grupal en el escenario. Los vestidores están prácticamente vacíos. Avanzo con cautela por el pasillo a oscuras. Oigo voces. Una pelea. Y reconozco ambas. Me detengo justo antes de ser visible para ellos, pero en el lateral hay un espejo que me permite divisarlos parcialmente.

Leo se me ha adelantado y está discutiendo con nuestro eslabón débil, Caridad. Y en su mano distingo la silueta de una pistola.

CONTINUARÁ...

EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html
Episodio XIV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiv.html
Episodio XV: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/06/el-candidato-indiscreto-episodio-xv.html

Entrevista para Cruce de Ideas

El Sábado 7 de Julio Annabel Delgado tuvo la gentileza de entrevistarme para el segmento El Personaje de la Semana del programa Cruce de Ideas, de Antonio San Martín.

La entrevista aparecerá en Canal 5 el Viernes 27 de Julio, durante el programa que se transmite a las 9:00 p.m. Sintonícenlo y luego me cuentan cuán aburrido sueno en la televisión.

Mirada Siniestra en UDELAS

El Martes 19 de Junio tuve la oportunidad de compartir una amena charla con los alumnos de la Universidad Especializada De Las Américas en torno a Mirada Siniestra.
La temática de mi primera novela resultó de especial interés para estos estudiantes del primer semestre de Investigación Criminal y Seguridad, demostrado en su ávida atención a los detalles de la obra.

Bajo la coordinación de la profesora Xenia G. de Relux, dedicamos casi dos horas a analizar la historia en este nuevo círculo de lectura.

Gracias a todos por su entusiasmo, y espero verlos más adelante para que platiquemos sobre La Niebla.














lunes, 18 de junio de 2007

El Candidato Indiscreto: Episodio XV

Odio las Palm Pilots. Virgilio tiene una. Y siempre que necesita anotar algo, lo hace en ella. Ergo, para obtener una muestra de su caligrafía tendré que colarme de nuevo en su oficina. Y después de la última vez que lo hice, no es una experiencia que ansíe repetir.

Peor aún, esta noche no tendré oportunidad de lograrlo. Me he enterado que a veces, cuando Virgilio está de ánimos, organiza ‘fiestas privadas’ para sí mismo con algunas de las bailarinas. Se lleva unas cuantas botellas del bar y se encierra—adivinen dónde—en su oficina. Sé esto porque Belén trató de insinuarme que las acompañara. Donna saltó en mi defensa y llegó casi a insultarla antes de que yo pudiera declinar la invitación.

El humo de cigarrillo concentrado afecta mis ojos, así que en mi break opto por salir al estacionamiento a ordenar mis ideas. Samuel tiene razón. Cada día que dejamos pasar aumentan las posibilidades de que la situación con Caridad se complique. Pero no tengo el feeling de que ella sea una chantajista, ni siquiera cómplice. Me lo esperaría de varias otras bailarinas de Babylonia, pero no ella.

Mi quijada llega casi a estrellarse con el pavimento cuando veo aparecer el Renault verde que me ha seguido últimamente y estacionarse como si nada en el parking del club. Las orejas parabólicas que de él descienden son inconfundibles: Leo es su conductor. Mi mente empieza a procesar la información a alta velocidad, y los músculos de mi cuerpo se van tensando para la inevitable confrontación. Pero Leo pasa a mi lado como si nada. Bajo sus párpados caídos sólo porta la habitual mirada desconfiada de todas las noches. Me saluda con un frío movimiento de la cabeza y entra a Babylonia. No hay un ápice de hostilidad de su parte hacia mí. Pero mis músculos se rehúsan a relajarse. El encuentro me parece incongruente, hasta que me percato de lo obvio: Leo no sospecha que ya yo lo he detectado siguiéndome. Por eso no le preocupa en lo más mínimo que yo lo haya visto llegar en el Renault. A lo mejor la noche no será un total desperdicio, después de todo. Con la mayor naturalidad posible tomo el número de la placa y llamo al celular de Samuel.

“Sorry por despertarte a esta hora,” me disculpo. “Necesito que anotes la placa que te voy a dictar, y me averigües todo lo que puedas de su propietario con tú amigo en el Tránsito. Lo necesito mañana a primera hora,” agrego, y le explicó el por qué.

Lo que sí no me sorprende es que Leo vaya a participar en la fiesta de Virgilio. Tan pronto mi turno termina no demoro ni un minuto en abandonar el club y dirigirme a la primera agencia de alquiler de autos que encuentro abierta a esas horas. Rento el modelo más genérico y discreto disponible y en él regreso al establecimiento, que ya está cerrando sus puertas. Me estaciono en la esquina más apropiada para vigilar el estacionamiento. Bostezo.

Lo siguiente que sé es que me he quedado dormida, pero ignoro cuánto tiempo. Me despierta el pito de la 4Runner de Virgilio, quien insulta a un conductor que casi lo choca al salir del local. Detrás de él aparece el Renault de Leo, que toma su propio rumbo. Enciendo el motor y lo sigo. Con las luces apagadas. Ninguna precaución es excesiva. Ésta es una oportunidad que no tendré dos veces.

Leo se va directo a su casa en Santa Clara. Las luces se apagan y supongo que ha ido a dormir. Mi mente también se apaga por otro rato, y cuando vuelvo a abrir los ojos ya el sol me está haciendo sudar a través del parabrisas. De inmediato me fijo en la casa. El Renault sigue ahí. Mi estómago protesta. Quiero un café gigante y un club sándwich. Pero no puedo moverme de aquí.

Media hora más tarde Leo sale de su casa, vestido de una forma mucho más conservadora que en las noches. ¿Trabajará en una oficina? Aborda el Renault y lo sigo con facilidad entre el tráfico matutino hasta su destino.

Samuel llama a mi celular. “El hombre que buscas es Leopoldo González,” me informa. “Y no te imaginas a qué se dedica.”

“Déjame adivinar,” lo interrumpo, aunque haré trampa. Después de todo, acabo de ver a Leo entrar a la Policía Técnica Judicial.
CONTINUARÁ...
EPISODIOS ANTERIORES
Episodio I:
http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-i.html
Episodio II: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/10/el-candidato-indiscreto-episodio-ii.html
Episodio III: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/11/el-candidato-indiscreto-episodio-iii.html
Episodio IV: http://rfjplanet.blogspot.com/2006/12/el-candidato-indiscreto-episodio-iv.html
Episodio V: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-v.html
Episodio VI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vi.html
Episodio VII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/01/el-candidato-indiscreto-episodio-vii.html
Episodio VIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/02/el-candidato-indiscreto-episodio-viii.html
Episodio IX: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/03/el-candidato-indiscreto-episodio-ix.html
Episodio X: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-x.html
Episodio XI: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/04/el-candidato-indiscreto-episodio-xi.html
Episodio XII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xii.html
Episodio XIII: http://rfjplanet.blogspot.com/2007/05/el-candidato-indiscreto-episodio-xiii.html

sábado, 26 de mayo de 2007

Mirada Siniestra en el Círculo de Lectura Letras de Fuego

El Sábado 26 de Mayo me invitaron a participar en el Círculo de Lectura que el grupo Letras de Fuego dirige en la librería Exedra Books. Habían escogido Mirada Siniestra como la novela del mes, y compartimos una tarde muy amena, intercambiando comentarios bajo la estupenda dirección del escritor panameño Eduardo Lince.

A los interesados, este grupo se reúne el último Sábado de cada mes. La próxima reunión es el 23 de Junio, y estarán discutiendo la nueva novela No Hay Trato de Rose Marie Tapia.

viernes, 25 de mayo de 2007

De La Pila de Libros ...

Por supuesto que no podía completar mi fugaz exploración del género del espionaje sin pasar por la obra de Ian Fleming y, gracias a la reciente producción cinematográfica se me facilitó comprar una copia de su primera novela de 1953, Casino Royale.
Para mí el primer actor que asocio con James Bond es Pierce Brosnan. No por una comparación de talentos sino simplemente porque era Bond cuando yo estaba en la escuela. Así que cuando Daniel Craig fue anunciado como el nuevo 007, me pareció la antítesis del personaje.
No obstante la película me sorprendió positivamente, y ahora que he leído la obra le tengo más aprecio aún, pues comprendo que el James Bond que conocí en el cine ya se había convertido en una parodia del personaje que Ian Fleming originalmente concibió. Todos los clichés que actualmente asociamos con este espía se han derivado de elementos válidos en la novela original, desde las mujeres, los casinos recurrentes, los autos fantásticos hasta el perenne vodka martini, que a través de los años fueron descuidadamente apiñados en una ecuación hollywoodense.

En Casino Royale, James Bond es un soldado, un consumado profesional que se enfrenta en sus páginas a su prueba de fuego. La película de Martin Campbell es asombrosamente fiel a la trama literaria, exceptuando algunas pocas actualizaciones al Siglo XXI y unas cuantas escenas añadidas para cumplir con el tiempo reglamentario de un largometraje.

Pero, al igual que en la mayoría de los casos, el libro es superior.